Recetas

Patatas fritas

Pelamos las patatas y las limpiamos mínimamente con agua. Las cortamos en bastones y las dejamos en un bol con agua y cerveza Galana, durante 15 minutos aproximadamente. De esta manera irán soltando el almidón y no se nos pegarán luego al freírlas.
En una sartén honda, y con abundante aceite extra virgen de oliva, echamos en pequeñas cantidades las patatas (después de haberlas escurrido con la ayuda de un colador). Las vamos friendo durante cinco minutos aproximadamente, controlando el fuego para que no se nos quemen. Las sacamos y las secamos con papel absorbente. Mientras realizamos esta operación el fuego lo mantenemos al mínimo. Una vez bien escurridas de aceite las volvemos a introducir en la sartén en pequeñas tandas para que no se peguen. Subimos el fuego gradualmente y en unos 3 minutos tendremos terminadas las patatas. Las sacamos de nuevo, las secamos minuciosamente con ayuda de un colador, chino y papel absorbente. Y finalmente les añadimos la sal.
Con esta técnica de fritura francesa en dos tiempos, conseguimos primero cocción y posteriormente textura para que nos queden mantecosas, blanditas por dentro y crujientes por fuera. Son un vicio.

Receta del cocinero Pepe Noguera (restaurante Le Champagne).

Tempura

Ingredientes:

una bolsita de harina para tempura de la marca Blue Dragon, o de cualquier otra que podamos conseguir, de 150 gramos
una botella de 33 cl. de Galana del número 7
un poco de agua muy fría y unos cubitos de hielo.

Necesitaremos una bolsita de harina para tempura de la marca Blue Dragon, o de cualquier otra que podamos conseguir, de 150 gramos. Una botella de 33 cl. de Galana del número 7. Un poco de agua muy fría y unos cubitos de hielo. En un gastronor o bol con capacidad suficiente mezclamos la harina, la cerveza, el agua (como decían las abuelas “la que nos pida” o como dicen ahora los grandes maestros de cocina “cantidad suficiente” ) y unos cubitos de hielo. Con unas varillas lo mezclamos bien hasta obtener una papilla homogénea que no debe quedarnos ni muy compacta ni muy líquida. La dejamos reposar diez minutos en nevera o a temperatura ambiente si es invierno en La Yesa, por ejemplo. Y ya está lista para utilizar.
¿Con qué? Esos boqueroncitos desespinados, en filetes brevemente sumergidos en la tempura y luego fritos en un buen aceite de oliva son un manjar, simplemente con limón o con una mayonesa de hierbas. O unas anillas de calamar.
También podemos utilizar verduras cortadas en juliana, en bastones, en láminas…Berenjena, calabacín, zanahoria, espárragos… Bien escurridas en papel de cocina, después de su fritura y servidas en un vaso ancho junto a una salsa de soja con naranja son un entrante estupendo.

Receta del cocinero Jorge Rodríguez (restaurante Mon).

El pollo olvidado

En una fuente grande de horno, preferiblemente de barro, colocamos un pollo de corral bien limpio y partido en dos mitades. Lo sazonamos con sal, pimienta negra, clavos, romero y tomillo. Le añadimos unas patatas cortadas en trozos grandes, como en gajos.
Lo rociamos con una Galana del nº 3 de 75 cl. Lo dejamos marinar una hora, mientras vamos calentando el horno a 180-200 grados. Lo introducimos en el horno, abandonándolo a su suerte. Cuando nos acordemos de que está ahí, pasados unos 45 minutos o una hora (dependerá del tamaño del pollo, también podemos hacerlo con un pavo o una pularda) lo rescatamos. Se habrá caramelizado la cerveza. Es una receta simple pero deliciosa.

Receta del maestro asador Julio Vigil (restaurante Virtual)

Salsa de cerveza para filetes de venado, de lomo de cerdo o jabalí

En un cazo o sartén doramos una cebolla o chalota picada muy finamente en aceite de oliva. Añadimos un bouquet de hierbas aromáticas (romero, tomillo, orégano). En otra sartén o plancha muy caliente marcamos simplemente vuelta y vuelta los filetes de carne y los apartamos a una fuente. Con un poco de zumo de limón y agua, valiéndonos de una cuchara de madera, recuperamos todo el jugo que hayan soltado y lo incorporamos junto a una cerveza Galana a la picada de hierbas y cebolla. Subimos el fuego removiendo constantemente hasta que tenga la consistencia deseada. Podemos ayudarnos con un poco de harina de maíz diluida con agua.
Terminaremos de hacer los filetes que habíamos marcado en la plancha o en el horno muy caliente en dos minutos para que no se nos sequen.
Finalmente les añadiremos sal en escamas y los serviremos encima de una ensalada mezclum de lechugas con frutos secos y dados de manzana espedriega, únicamente aderezada con un hilo de aceite de oliva.
La salsa la tendremos triturada y la llevaremos a la mesa en una salsera para que cada uno se sirva lo que quiera.

Receta de la abuela Pilar, de Chelva.

Conejo de monte marinado en cerveza

Ingredientes:

un conejo de monte troceado, vaciado y limpio
una botella de 75 cl. de cerveza Galana
6 lonchas de panceta
pasas sultanas
una tableta de chocolate de 70 % de cacao
una cebolla grande
dos zanahorias
un diente de ajo, clavo, aceite de oliva, hierbas aromáticas, pimienta y sal.

La noche anterior disponemos en una fuente los trozos de conejo con la cerveza, aceite de oliva, un manojo de hierbas, una cebolla grande en gajos, las zanahorias en rodajas unos clavos y dos o tres dientes de ajo.
Al día siguiente se salpimentan en una cacerola los trozos de carne y se rehogan en la grasa de la panceta hasta que queden bien dorados. Luego añadimos el líquido de la maceración y se cuece a fuego muy lento durante dos horas. Antes de servirlo rallaremos chocolate muy finamente por encima del guiso. También admite que lo acompañemos de uvas.
La guarnición que aconsejamos es patatas al horno en mitades con pimentón y sal. Y una buena ensalada con espinacas, queso de cabra, miel, picatostes y un yogur natural.

Receta de la abuela Hortensia, de Jalance.

Crêpes Galana

Ingredientes:

½ kg. de harina de repostería
una cucharada de aceite de oliva
una cerveza Galana de 33 cl.
¼ de litro de leche
dos huevos
y dos cucharadas de azúcar, preferiblemente moreno o integral.

Batimos bien todos los ingredientes en el mismo recipiente, lo dejamos reposar mínimo dos horas. Y luego lo utilizamos a nuestra conveniencia en una sartén antiadherente desechando el primer crêpe.
Mermeladas, chocolate, nata, dulce de leche, natillas, requesón y miel… Cualquier relleno que se nos ocurra.

Receta de la abuela Carmen, de Monteolivete.