Vida saludable

En la composición de la cerveza no interviene materia grasa alguna. La cerveza es la bebida corriente que presenta un valor calorífico más bajo después del agua y de las infusiones. Ha sido llamada “pan líquido”.

A las vitaminas hidrosolubles que contiene, prácticamente todas las del complejo B, H, y C, hay que añadir una aportación calorífica y de glúcidos que hacen que la cerveza tenga un valor nutritivo similar al zumo de manzana y más equilibrado que el vino de mesa o los licores.

En la cerveza están presentes en un porcentaje alto aminoácidos esenciales, minerales (calcio, hierro, cobre, magnesio, potasio y sodio) y oligoelementos. Por estas características su acción terapéutica es variada abarcando el campo preventivo y el curativo.

Para conocer la historia, curiosidades y los últimos estudios científicos relacionados con la salud y el consumo moderado de cerveza: http://www.cervezaysalud.es